Menu

Wallpapers


Wallpaper La Victoria, en Flickr

Wallpaper Pets, en Flickr

Wallpaper GamePad..., en Flickr

Wallpaper Toronto, en Flickr

Wallpaper Construcción Wall, en Flickr

Wallpaper Momento de un Café/Té, en Flickr

Wallpaper Bunny-BomBom, en Flickr

Wallpaper Britto, en Flickr

Wallpaper Surreal, en Flickr

Wallpaper Underground Neon, en Flickr

Wallpaper Butter Wall, en Flickr

Wallpaper HeadPhones-V, en Flickr

Wallpaper Sweet!, en Flickr

Wallpaper Venezuela, en Flickr

Wallpaper Batman (Android), en Flickr

Wallpaper Superman (Android), en Flickr

Wallpaper Iron Man (Android), en Flickr

Wallpaper Wonder Woman (Android), en Flickr

Wallpaper Ai [Illustrator] (Android), en Flickr

Wallpaper Tetris (Android), en Flickr

Wallpaper Lego (Android), en Flickr
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

miércoles, 22 de octubre de 2014

Falsos mitos sobre la tecnología.

Los mitos perduran en el tiempo sin que nadie cuestione su veracidad, hasta que alguien movido por la curiosidad consigue desmontar afirmaciones aceptadas por la colectividad.

El fenómeno de los falsos mitos se extiende a todos los ámbitos de la sociedad y también en el campo de la tecnología. De hecho existen algunos bastante extendidos y generalizados que pasaremos a enumerar a continuación:


1.- La calidad de una cámara se mide por los megapíxeles


Quizá esta falsa creencia sea una de las más extendidas entre la gran mayoría de usuarios de cámaras digitales. En parte, los propios fabricantes de cámaras han contribuido de alguna forma a instaurar esta falsa relación de conceptos por criterios estratégicos de marketing y ventas. Lo cierto es que la cantidad de megapíxeles de una cámara digital sólo afecta a la resolución de las imágenes que puede capturar, es decir, la matriz de puntos o píxeles distribuidos de forma bidimensional a lo largo de la superficie de la imagen. Por tanto, la cantidad de megapíxeles que ofrece una cámara sólo influye en el tamaño en que puede llegar a imprimirse una imagen sin perder calidad ni definición. La calidad de imagen digital se mide por otros parámetros y depende de múltiples factores como el número de píxeles, el tamaño del sensor, la calidad del objetivo y la forma de distribuir los píxeles en la imagen, entre otros.


2.- Las Mac no sufren virus


Otro de los mitos asumidos por los usuarios familiarizados con el uso de PC's y Mac's es la invulnerabilidad frente a los virus de la que siempre ha hecho alarde Apple, tal y como afirma en su página web "El Mac es invulnerable a los miles de virus que amenazan a los ordenadores con Windows…". Evidentemente, se trata de un falso mito motivado por criterios de marketing para destacar de su principal competidor, Windows, ya que, a día de hoy, y dado el incremento de popularidad de Mac OS X, el malware profesional ha adquirido un caríz multiplataforma. Casos como el del troyano Flashback demuestran que ningún sistema es invulnerable.


3.- Los cables HDMI caros son mejores que los baratos


Esta es otra de las falsas creencias que muchos daban por cierta a la hora de mejorar la calidad de sonido e imagen en la consola de videojuegos, el home theater, el DVR o el reproductor de Blu-Ray a la TV. Los cierto es que la diferencia entre un cable HDMI comprado a través Amazon España por menos de 4 euros y uno de 1200 euros comprado en un portal especializado, depende del margen de beneficio de cada fabricante y no tanto de la calidad de construcción del cable. De hecho, se ha demostrado que el rendimiento extra que pueden ofrecer los cables HDMI genéricos con respecto a los de gama alta con blindaje extra o conexiones chapadas en oro, es marginal e imperceptible. Por tanto, la calidad de imagen no está en el cable en sí, sino en el propio dispositivo de reproducción.


4.- Un procesador es mejor cuanta más alta sea su velocidad



Hasta hace algunos años, la velocidad del procesador era un aspecto importante a la hora de decidirse, por ejemplo, entre un procesador de 1GHz y uno de 1.5GHz, pero en la práctica no es tan importante. La velocidad de un procesador está relacionada con la cantidad de trabajo por ciclo que realiza, lo que equivale a decir que para una determinada cantidad de trabajo hay procesadores que requieren una mayor o menor velocidad en función del número de ciclos que necesita su arquitectura para llevarlo a cabo. Por tanto, no tiene sentido comparar velocidades entre las distintas arquitecturas de las familias de procesadores, ya que la cantidad de trabajo realizado por ciclo difiere para cada arquitectura y a su vez, la relación entre rendimiento y velocidad de reloj también es diferente.


Fuente: Blog Think Big.