Menu

Wallpapers


Wallpaper La Victoria, en Flickr

Wallpaper Pets, en Flickr

Wallpaper GamePad..., en Flickr

Wallpaper Toronto, en Flickr

Wallpaper Construcción Wall, en Flickr

Wallpaper Momento de un Café/Té, en Flickr

Wallpaper Bunny-BomBom, en Flickr

Wallpaper Britto, en Flickr

Wallpaper Surreal, en Flickr

Wallpaper Underground Neon, en Flickr

Wallpaper Butter Wall, en Flickr

Wallpaper HeadPhones-V, en Flickr

Wallpaper Sweet!, en Flickr

Wallpaper Venezuela, en Flickr

Wallpaper Batman (Android), en Flickr

Wallpaper Superman (Android), en Flickr

Wallpaper Iron Man (Android), en Flickr

Wallpaper Wonder Woman (Android), en Flickr

Wallpaper Ai [Illustrator] (Android), en Flickr

Wallpaper Tetris (Android), en Flickr

Wallpaper Lego (Android), en Flickr
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Porqué cambié de iPhone a Android. (PARTE 3)

Para mí, intercambiar teléfonos no fue un momento de toma de decisión dramático. Fue un proceso gradual. Llevaba conmigo tanto el Samsung Galaxy SIII, como el iPhone 4S, cada día durante un par de meses y mantuve a ambos sincronizados con las mismas aplicaciones y datos. Cada vez que necesitaba una pantalla en mi mano, podía sacar cualquiera de los dos dispositivo.

No pasó mucho tiempo antes de que me diera cuenta que estaba casi siempre eligiendo el Samsung. Por lo general, me inclinaba por el iPhone cuando necesitaba un dato que podría sincronizar únicamente con facilidad entre los dispositivos de Apple: cosas como recordatorios y documentos almacenados en iCloud. Opté por los servicios alternativos independientemente de la plataforma, lo que sin duda es algo que debí haber hecho, aunque me hubiese quedado con iOS.


Después de eso, yo sólo sacaba mi iPhone por una sola razón: para hacer una foto. El iPhone sigue "pateando traseros" de todos sus rivales en cuanto a la cámara.

"Es un alivio saber que por no haberme apresurado en la idea de hacerme un tatuaje de Apple en 2003, no tengo hoy que usar la técnica de láser para removerlo"

Me di cuenta de que me estaba cargando la batería del Samsung todas las noches y que la del iPhone duraba toda una semana o más. Y fue entonces cuando me di cuenta que tenía que superar un estigma auto-impuesto totalmente falso ("Pero... yo soy un usuario de iPhone. Este otro teléfono no es un iPhone!") Y seguir adelante.

Pero en realidad soy un poco cobarde, ¿verdad? Me bajé de un barco agradable y me subí en otro.

Si usted no es un columnista de tecnología y no tiene la opción de experimentar con Android y Windows Phone y Blackberry 10 sin antes hacer un compromiso de dos años, el cambio de cualquier plataforma de dispositivo a otro requiere un salto de fe y un período de incertidumbre que molesta. Vas nadando a través de mares agitados hasta que de nuevo hay tierra firme bajo tus pies y una bebida con sombrillita en la mano.

Mientras tanto, sí ​​que vas a ingerir una gran cantidad de agua de mar. Un cambio para Android es particularmente difícil debido a que muchos de los problemas de la plataforma son tan bien conocidos y enfáticamente mencionados repetidas veces.

He escuchado a todos. Caray, yo soy probablemente uno de los columnistas de tecnología que originó algunas de esas mismas críticas, yo he escrito sobre eso y revisado todas las ediciones de Android y cada uno de los teléfonos que han salido desde el principio. Pero es 2013 y casi todos los teléfonos insignia vienen con Android 4.1 o 4.2. La mayoría de los problemas de los que hubo quejas de 2009 a 2011 se han resuelto, o en tal caso ya no son tan graves como lo eran antes.

Y esa observación era un factor tan importante en mi decisión de cambiar como cualquiera de las 4 grandes características de Android que escribí en las partes 1 y 2. Cuando Google aborda estas quejas graves, ellos ponen a Android en una posición en la que el teléfono resulta ser la opción más atractiva para mí.

Fragmentación.
Fragmentación (el problema de la liberación de una parte de software que funciona en una amplia gama de dispositivos) es un tema con respecto al lanzamiento de actualizaciones de sistema operativo de Android. Tendré más que decir sobre esto más adelante.

Sin embargo, la fragmentación no parece afectar a la biblioteca de aplicaciones de Google Play Store. Yo uso la misma amplia colección de aplicaciones con todos los teléfonos Android que he probado, y no puedo recordar la última vez que me encontré con una que no funcionara en todos los dispositivos. Incluso los juegos que hacen demandas intensas y específicas del hardware, vienen en "talla única", a todos les sirve. Acceder a las aplicaciones de Android no es diferente a acceder a las aplicaciones de iOS: es todo una gran piscina, siempre que el teléfono funcione con una edición moderna del sistema operativo.

Malware.
El Malware es sin duda una amenaza, pero después de un año de una cuidadosa exploración, creo que es un aspecto manejable.

La cantidad de malware para Android citado en los informes de Trend Micro (un fabricante de software de seguridad) y otros investigadores, es preocupante. Los detalles de malware en Android cuentan una historia más tranquilizadora. Es una historia conocida ya: si no desea instalar el malware en el teléfono sin saberlo, no instale software pirata. Ese es el vector principal para evitar el software malicioso.

Además, si sólo vas a usar el proveedor de aplicaciones de Android (Google Play), los números dicen que evitará el 99,5 por ciento de todo el malware dirigido a Android. ¿Quieres bajar el riesgo a casi nulo? Tomarse cinco o diez segundos mirando la descripción de la aplicación en la Play Store antes de instalarla. Las descripciones de las aplicaciones en el Play Store contienen mucha más información (incluyendo un conteo de descargas, y una lista de los permisos que le solicitará la aplicación) que el iTunes App Store. Para una máxima seguridad, evite aplicaciones con pocas descargas y pocos comentarios/opiniones.

Los teléfonos Android pueden ser "liberados" (por así decirlo) para ejecutar software sin firmar con sólo buscar en las configuraciones y apretar un botón (otro ejemplo de la opción, opción, opción que ofrece Android). Claro, esto aumenta los riesgos. Los teléfonos Android también pueden ser vulnerable a través de enlaces maliciosos (a través de sitios, correos electrónicos o SMS), como cualquier otro teléfono.

Pero la conclusión es la siguiente: ¿Inseguros? Sí, un teléfono con Android es menos seguro que un iPhone... pero eso no lo hace "inseguro". Las buenas prácticas que uso al instalar nuevo software en un dispositivo Android no son diferentes de las que yo uso con mi iPhone. En general, no me siento como si mi Galaxy SIII sea más riesgoso para cualquier uso.

¿El riesgo superior de adquirir malware en Android hace más difícil para mí recomendar a los usuarios novatos? Claro. Pero el iPhone ya se gana la recomendación mucho antes que la cuestión de la seguridad sea puesto sobre la mesa.


Estabilidad y Confiabilidad.
Android es menos estable y fiable que iOS, pero eso no significa que sea "inestable y poco fiable." Tengo que forzar el reinicio de mi iPhone unas diez veces al año. En Android, es taaal vez ¿veinticinco veces? Así que sí, es un número más alto en Android, pero no, los dos dispositivos necesitan una patada en la cabeza con tan poca frecuencia que no puedo recordar la última vez que le di una.

Y la frecuencia de una falla en alguna aplicación es probablemente casi la misma. La principal diferencia es que una aplicación iOS colapsa sencillamente elegantemente: simplemente se desvanece hacia atrás en el launcher de aplicaciones, como una de las damas de la clase alta de "Downton Abbey", desmayo con clase al escuchar una terrible noticia.

Un fallo de aplicación en Android, a veces es con un cuadro de diálogo y un código de error, incluso. Eso es un punto a resaltar, que Android es más útil en tal momento que iOS. Cuando una aplicación continúa fallando en iOS, lo único que los usuarios pueden hacer es esperar a que el desarrollador libere una corrección de errores, o eliminar la aplicación (y todos sus datos asociados) y volver a instalarlo desde la App Store. Un usuario de Android puede realizar una búsqueda en Internet con ayuda del código de error, lo que lleva a una explicación de lo que salió mal y cómo arreglarlo. Un usuario de Android avanzado también puede tener un papel activo en la solución del problema, si así lo desea, haciendo una limpieza manual de las cachés de aplicaciones y las tiendas.

Dicho esto, sí, el usuario probablemente hubiera preferido que la aplicación nunca fallara, para empezar. De todos modos. En general, le doy a iOS una calificación de A- por la estabilidad y la fiabilidad. Android consigue B+. Es una diferencia que se hace notar fácilmente cuando se sacan cuentas, pero es difícil para mí ver la ventaja de iOS en el uso diario.

¿Dónde están las aplicaciones?
El Android App Store no es tan rica como la iTunes App Store, pero los dos realmente similares. Yo no me habría cambiado si no hubiera podido encontrar las aplicaciones que necesitaba para que el Galaxy SIII hiciera todo lo que estaba haciendo con mi iPhone.

La mayoría de las veces, no podía encontrar las versiones para Android de las mismas aplicaciones que había estado usando en iOS. Cuando no pude, encontraba sustitutos que me han gustado tanto o aún más que las versiones para iOS. BeyondPod es tan bueno como Downcast, y Press es la aplicación Google Reader que me quedé con las ganas de encontrar para mi iPhone.

No puedo nombrar una sola aplicación exclusiva de iOS que sea lo suficientemente importante para mí como para impedirme cambiarme.

Eso es un subjetivo llamado de atención, por supuesto. Mucha gente define sus teléfonos como "el organismo huésped para usar OmniFocus". Samsung podría regalar Galaxy SIII desbloqueados en cada caja de Cheerios y no lograría convencer a nadie a cambiarse. Además, los juegos producidos por los estudios más pequeños suelen ser "primero iOS" o incluso "sólo iOS." Yo no soy un jugador serio, por lo que la limitación no me afecta.

La única limitación significativa de la biblioteca de aplicaciones para Android, como lo experimenté, es que las mejores aplicaciones disponibles para iOS, son generalmente mejores que las mejores aplicaciones disponibles para Android. Específicamente las aplicaciones que Apple crea en la empresa. iPhoto, iMovie y iWork son logros impresionantes, cada uno es ejemplo de un desarrollador que trabaja a través de las limitaciones de es un sistema de desarrollo basado en microcontrolador USB (Teensy). No puedo pensar en ejemplos similares en el Google Play.

Esto no debe ser interpretado como "las aplicaciones de iOS son mejores". Me parece que ya no es una verdad universal que las aplicaciones de iOS están mejor diseñadas que las aplicaciones para Android. De hecho, la mayoría de las mejores aplicaciones móviles disponibles que trabajan multiplataforma, tienen interfaces de usuario totalmente idénticas en todos los dispositivos.

Tampoco es cierto que las ediciones de aplicaciones exitosas para Android suelen llegar poco después de la liberación para iOS, en lo absoluto. iOS tiene ventaja allí, pero me parece que es una ventaja pequeña. La verdadera ventaja de la biblioteca de aplicación de iOS es que las nuevas ideas por lo general llegan allí primero, y luego llegan para Android después de un período de incubación exitosa. Los usuarios de Android tienen Flipboard, Instagram y Path, pero tuvieron que esperar por ellos.

Yo estaba muy sorprendido y emocionado por este ejemplo: pClock, una de mis aplicaciones favoritas de iOS de todos los tiempos. Usted esperaría ver Evernote, Waze u otras aplicaciones de gran estudio en ambas tiendas de aplicaciones. Pero incluso esta pequeña aplicación esotérica (me ayuda a mantener la noción del tiempo cuando estoy dando una presentación) está disponible para Android. Simplemente no estoy denigrando a alguna aplicación en modo alguno.

El precio de Android.
Seguridad, Estabilidad, y Software. No puedo decir que Android es superior a iOS en cualquiera de estas categorías. Pero está tan cerca ahora que ninguno de ellos presentó cualquier especie de obstáculo a la hora de cambiarme. La diferencia es tan leve que para ello fue fácil anular esto con las ventajas de Android, a mi modo de verlo.

Lo cual no quiere decir que los dispositivos de Android son los mejores teléfonos que cualquiera pueda comprar, o (a mi ver) que la plataforma esté libre de complicaciones y frustraciones.

Fragmentación del Sistema Operatico.
El mayor problema con Android, es la fragmentación de la plataforma para actualizaciones del sistema operativo. Cuando Apple corrige errores o añade características de iOS, cada iPhone recibe la actualización simultáneamente. Los usuarios de Android sólo reciben esta especie de simplicidad y seguridad si son propietarios de un dispositivo Nexus. Estos teléfonos reciben sus actualizaciones del sistema directamente desde Google.

El Samsung Galaxy SIII llegó a finales de primavera, con Android 4.0 preinstalado. Google comenzó el lanzamiento de dispositivos Nexus con Android 4.1 en julio. Cuando AT&T sacó la actualización de mi teléfono en diciembre, propietarios del SIII con T-Mobile ya la habían tenido desde hacía un mes... y ya Google había comenzado a sacar los dispositivos Nexus con Android 4.2.

Increíble, ¿cierto?. Y el Galaxy SIII no es un monstruo en la reproducción de multimedia fabricado en Corea del Norte. Sólo es el teléfono con Android más popular entre fabricantes de dispositivos con este sistema operativo. Claro, estoy seguro de que el Galaxy SIII recibirá actualizaciones por el resto de la vida, pero estoy tan seguro de que esto va a ser una molestia para siempre.

¿Y quién es responsable de la corrección de errores? Otra molestia importante. Incluso un parche para un problema crítico tiene que pasar por varios torniquetes antes de que el usuario lo reciba. En primer lugar, Google arregla Android, luego, Samsung obtiene la solución, y finalmente estos deciden enviarla a su tiempo y conveniencia. AT&T obtiene la actualización de Samsung, y por último, es enviada a los usuarios finales.

Mucho puede salir mal en cualquier etapa del proceso... y este ejemplo asumiendo que Google, Samsung y AT&T no pierden tiempo discutiendo acerca de dónde está el problema.

Aplicaciones inservible pre-instaladas.
Otro problema terrible con Android: bloatware o crapware (programas que añaden los fabricantes o las operadoras y que no suelen tener ningún funcionalidad conocida).

Los teléfonos a menudo vienen preinstalados con cantidad de aplicaciones y widgets en pantalla que no ofrecen ningún beneficio para el usuario, y que tratan de engañarlo para que use los servicios de pago de su firma en lugar de las alternativas gratuitas incluidas con Android. Algunos incluso bloquean estas aplicaciones en el dispositivo, por lo que no se pueden eliminar.

El Galaxy SIII no está (en gran parte) contaminado por esta práctica, ya que Samsung decidió imponer cierta disciplina. Los dispositivos Nexus están libres de bloatware porque Google quiere mantener la marca como un "Android puro". Pero Dios ayude a un usuario inexperto que entra en una tienda y decide comprar alguno de los dispositivos Android en el otro extremo de este espectro. Tienen razón al preguntarse por qué la pantalla principal del menú de aplicaciones contiene un gran widget de NASCAR, en lugar de un acceso directo al navegador web.

Gestión de la energía.
Desearía que los teléfonos Android fuesen tan agresivas sobre la protección de la batería como iOS. Muchas aplicaciones de Android pueden salirse con la suya mantener el GPS encendido mucho tiempo más de lo necesario, por ejemplo. El iOS sigue una regla de acero, le corta las alas a una aplicación a la primera señal de consumo excesivo de energía.

El Galaxy SIII ofrece casi la misma duración de la batería que el iPhone 5 o el iPhone 4S. Sin embargo, su batería tiene la mitad de capacidad que el iPhone. Me pregunto cuánto tiempo duraría si Android proporciona una mejor administración de energía.

¡Esa cámara!
Esto no es un fallo de Android per se. Pero, Dios santo, ¡cómo extraño la cámara del iPhone!

He realizado algunas pruebas meticulosas de cámara multiplataforma el otoño pasado. He publicado una serie de comparaciones a ciegas en mi cuenta de Flickr y estaba encantado de encontrar que los lectores suelen escoger una fotografía realizada con el Galaxy SIII en lugar de una del iPhone 5.

Pero no se premia una cámara por sacar las mejores fotos al aire libre en un día soleado. El iPhone puede tomar fotos decentes hasta en la más miserable de las circunstancias. Es por eso que todavía a menudo llevo mi iPhone 4S conmigo. Es una pequeña cámara que hace fotos estupendas y tiene tanto iPhoto como WiFi.

El iPhone sigue siendo el único teléfono que tiene lo que considero "una cámara real" en lugar de "una excelente cámara del smartphone". Tanto Nokia y HTC han hecho los primeros pasos sólidos para llevar sus cámaras a tal nivel. Pero mientras ellos están enfocando sus cámaras como una excelente característica de la firma y un objeto de orgullo, Apple simplemente está confirmando esas afirmaciones con una cámara que es verdaderamente grande de pared a pared y de piso a techo.


Fuente: TechHive.