Menu

Wallpapers


Wallpaper La Victoria, en Flickr

Wallpaper Pets, en Flickr

Wallpaper GamePad..., en Flickr

Wallpaper Toronto, en Flickr

Wallpaper Construcción Wall, en Flickr

Wallpaper Momento de un Café/Té, en Flickr

Wallpaper Bunny-BomBom, en Flickr

Wallpaper Britto, en Flickr

Wallpaper Surreal, en Flickr

Wallpaper Underground Neon, en Flickr

Wallpaper Butter Wall, en Flickr

Wallpaper HeadPhones-V, en Flickr

Wallpaper Sweet!, en Flickr

Wallpaper Venezuela, en Flickr

Wallpaper Batman (Android), en Flickr

Wallpaper Superman (Android), en Flickr

Wallpaper Iron Man (Android), en Flickr

Wallpaper Wonder Woman (Android), en Flickr

Wallpaper Ai [Illustrator] (Android), en Flickr

Wallpaper Tetris (Android), en Flickr

Wallpaper Lego (Android), en Flickr
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

lunes, 8 de diciembre de 2014

¿Qué son los canales WiFi y cómo escoger el mejor para nuestra red?

Hace unos años apenas existían puntos de acceso inalámbricos y casi todo el mundo recurría al cable de par trenzado para salir a Internet. Hoy en día ya no ocurre eso. Las propias operadoras ofrecen soluciones WiFi a sus clientes sin mayor dificultad. El problema es que, cuantas más redes de este tipo existen, también mayores son las probabilidades de sufrir interferencias.

Una de las soluciones más comunes que escuchará por ahí es recurrir al cambio de canal. Para los más expertos en la materia, esto puede hacerse en apenas dos minutos, pero hay mucha gente que desconoce qué es un canal y cómo influye esto en nuestras redes inalámbricas. Precisamente esto es lo que vamos a explicar hoy.


¿Qué son los canales?
Cuando se definió el standard IEEE 802.11 (el que regula las redes locales inalámbricas), se especificó también los tres rangos de frecuencia disponibles para los dispositivos que desearan emitir de esta forma: 2.4 GHz, 3.6 GHz y 5 GHz. La mayoría de dispositivos actuales operan, por defecto, en la franja de frecuencias cercana a 2.4 GHz, por lo que es en la que vamos a centrarnos hoy. Cada rango de frecuencias fue subdividido, a su vez, en multitud de canales.

Para 2.4 GHz, estamos hablando de 14 canales, separados por 5 MHz. Eso sí, cada país y zona geográfica aplica sus propias restricciones al número de canales disponibles. Por ejemplo, en Norteamérica tan sólo se utilizan los 11 primeros, mientras que en Europa disponen de 13. El problema de esta distribución es que cada canal necesita 22MHz de ancho de banda para operar, y como se puede apreciar en la figura esto produce un solapamiento de varios canales contiguos.


Aquí aparece un concepto importante a tener en cuenta: el solapamiento. Como puede observarse en el gráfico, el canal 1 se superpone con los canales 2, 3, 4 y 5, y por tanto los dispositivos que emitan en ese rango de frecuencias pueden generar interferencias. Lo mismo ocurre con el canal 6 y los canales 7, 8, 9 y 10. Parece lógico pensar entonces que, si nuestra conexión WiFi no va todo lo bien que debería, podría intentarse mejorar la red cambiando el canal a otro menos usado entre los puntos de acceso cercanos y que no se superponga con ellos. ¿Cómo hacemos esto?

Localizando puntos de acceso y su canal
Cuando desde un ordenador queremos acceder a una red WiFi, el propio sistema operativo nos ofrece información sobre dicha red: normalmente el nombre (también conocido como SSID), el nivel de señal que nos llega y la seguridad, pero lo que no suele aparecer a simple vista es el canal que están utilizando.

Para saber los canales de las redes cercanas, y si estamos usando Windows Vista o Windows 7, es tan sencillo como abrir la consola de comandos (haciendo click en Inicio y escribiendo cmd en "Buscar programas y archivos"). Una vez dentro, escribimos el comando netsh wlan show all y pulsamos intro. Si todo ha ido bien, en la ventana con fondo negro nos aparecerán todas las redes que veíamos antes, pero con más datos.


Lo que seguramente verá entonces son muchas redes que utilizan el canal 6, ya que es uno de los que las compañías utilizan por defecto. Entonces, lo ideal sería cambiar nuestro canal al 1 o al 11, ya que no se solapan. Si, en cambio, ve que llega una señal muy potente en otro canal y cree que puede ser la causante de las interferencias, puede cambiar a otro canal distinto que, mirando el gráfico del que hablábamos antes, no se solape con el canal interferente.

Otra alternativa interesante a la consola de comandos, para los que prefieran algo con más contenido gráfico, podría ser utilizar cualquiera de la multitud de herramientas que existen en Internet para hacer esto mismo. InSidder es quizás una de las más famosas y también una de las más completas. Además de listar todas las redes inalámbricas dentro del alcance de nuestro ordenador, muestra también su potencia, su canal y los canales con los que se superpone cada una. Es gratuita y puede descargar la aplicación aquí.



Una vez escogido el canal que queremos utilizar, debemos acceder a nuestro router y especificarle cuál queremos utilizar. Sobre este punto no me voy a parar demasiado, ya que depende del modelo.

Si está algo perdido, le remito a este post donde puede ver un ejemplo.

¿Es así de sencillo deshacerse de las interferencias?
Por desgracia, no. Aunque en este post hemos tratado cómo conseguir minimizar las interferencias producidas por otras redes inalámbricas (o interferencias cocanal, como también se las conoce), no podemos olvidar que, en el rango de frecuencias del que estamos hablando, también pueden existir interferencias producidas por otros dispositivos emitiendo al mismo tiempo: microondas, teléfonos o ratones inalámbricos, dispositivos bluetooth, etc etc. En estos casos, siempre puede intentarse un nuevo cambio de canal, pero localizar la fuente de interferencias y corregirlo ya no es tan sencillo.


Fuente: Xatakaon.